Películas Opinión sobre “Rogue One: Una Historia de Star Wars” (2016)

18 de diciembre del 2016

Como en cada Opinión que toca un tema totalmente nuevo, voy a empezar con una poca historia y de contexto. Aunque debo admitir que  Star Wars o La Guerra de las Galaxias, tuvo un lugar muy presente en mi infancia, tanto por sus películas clásicas, como por todas las parodias y referencias existentes en múltiples caricaturas, series y otras películas, no me considero a mí mismo un fan hasta la muerte de dicha franquicia, como lo soy de algunas otras. Por lo tanto, mi opinión o perspectiva sobre estas películas, puede ser muy diferente de alguien mucho más metido en tema.

Aun así, cuando hace un par de años se anunció, no sólo la compra de Lucas Films por parte de Disney, sino el plan de éste de sacar un nuevo Episodio VII, treinta años después del estreno del Episodio VI, y diez del estreno del Episodio III, la verdad tuve mis dudas y mi postura fue realmente escéptica. No tanto porque la nueva película fuera a venir de la mano de Disney, que fue lo que perturbó a tantos, sino que, justo como he dicho en otras ocasiones, el hecho de que repentinamente decidan continuar una historia, que había terminado de forma satisfactoria, y luego de un largo espacio de tiempo, la verdad siempre me causa incomodidad y desconfianza.

En el caso de Star Wars, sin embargo, ya era consciente de que existía todo un Universo Expandido desde mucho tiempo atrás, incluso de que Disney comenzará a siquiera empezar a maquinar la idea de poner sus ojos en Lucas Films, compuesto por cientos de cómic, novelas, videojuegos, etc. Y estas historias eran bien aceptadas por la gran mayoría de los fans más acérrimos de la saga. Por lo tanto, había una gran cantidad de material en el cuál basarse para crear su nueva historia, lo que podría al menos crear una pequeña base de confianza… Que se esfumó cuando Disney anunció que todo el Universo Expandido quedaba descartado, y todas las historias ocurridas de su compra para atrás, que no fueran las películas y las series animadas de Clone Wars, no serían canon. Y las nuevas películas, serían nuevas por completo.

Aún a pesar de todas estas señales, que podrían indicar que algo malo se avecinaba, aún mantenía un poco de esperanzas de que el resultado final sería satisfactorio, inspirado principalmente por la gran emoción y hype que mostraban los fans. Pero, siendo honesto, a pesar de todos los buenos comentarios y aceptación que obtuvo en su momento, Star Wars Episodio VII: El Despertar de la Fuerza, no fue tanto de mi agrado. Los detalles no tienen cabida en esta Opinión, y quizás hable de ello en otra ocasión. Pero sólo diré que la película no me gustó tanto, y me sentí un poco decepcionado de ella. Y por consiguiente, sobre cualquier proyecto consiguiente que Disney tuviera planeado para esta franquicia.

Ahora sí, esto nos lleva a la película que nos compete: Rogue One: Una Historia de Star Wars. Éste sería el primero de una serie spinoffs (película que no son parte directamente de la historia principal o de la serie numerada de películas, pero que sirven de complementos y agregados a ésta) que Disney tiene planeado hacer, basados en el universo de Star Wars. La historia se ubica entre el Episodio III y el Episodio IV, pero yo la consideraría más algo así como un Episodio 3.9, ya que ocurre inmediatamente antes de que comience la historia del Episodio IV (o dicho de otra forma, el Episodio IV ocurre inmediatamente después de ésta). La idea general de su trama, ya se nos había presentado de hecho en el Episodio IV, ya que gira en al equipo de Rebeldes que obtuvieron los planos de la Estrella de la Muerte, el arma más poderosa del Imperio, y que gracias a ellos ésta pudo ser destruida. Rogue One básicamente nos cuenta la historia de cómo ocurrió eso.

Sus protagonistas son Jyn Erso, una delincuente y exrebelde, que además es la única hija del Ingeniero en jefe detrás de la construcción de la Estrella de la Muerte; y Cassian Andor, un experimentado capitán de la Alianza Rebelde, entrenado para seguir órdenes y hacer todo lo necesario para cumplir sus misiones. Los acompaña además un grupo de personajes que los apoyaran y ayudaran para llevar acabo su objetivo. Al mismo tiempo, Director Imperial Orson Krennic, principal responsable del desarrollo de la Estrella de la Muerte, y al parecer antiguo amigo del padre de Jyn, les estará pisando los talones a cada segundo, en su intento de vanagloriarse con la finalización de la letal arma.

Todos los indicios adicionales que se daban de la historia de esta película, seguidos por sus imágenes y trailers, me causaban algo de sentimientos encontrados. Por un lado, el sabor de boca del Despertar de la Fuerza, me hacía no querer ponerle principales esperanzas a este proyecto. Además, sentía que era una historia de más, ya que sólo contaba algo que ya se sabía desde el Episodio IV, y que si se ocupaba contar, bastaría con algún cómic o alguna mención quizás ya al final de la actual serie animada de Star Wars Rebels.

Por otro lado, visualmente me agradaba mucho lo que veía, y también algunos indicios que se sentía como algo totalmente nuevo y diferente dentro del universo de Star Wars. Y quizás muchos diga: “¿Y eso es bueno?”; en parte sí. Como dije antes, no quiero profundizar mucho en mi opinión del Despertar de la Fuerza aquí. Sin embargo, una de los principales puntos que me molestó de ella, fue esa casi descarada forma de reciclar en su mayoría la sensación, desarrollo y trama del Episodio IV: Una Nueva Esperanza. Rogue One, sin embargo, pese a que se basaba en los indicios de esta historia que nos había mostrado en Episodio IV, prometía darnos una historia nueva, con personajes nuevos, lugares nuevos, situaciones nuevas, y teniendo un estilo fresco y muy propio.

Adicional a lo anterior, hace algunos meses se mencionó que para Disney, Rogue One sería como un “experimento”, para ver cómo funcionaba. Esto en el sentido de que les habían dado libertad a sus creadores para experimentar y hacer lo que mejor les pareciera. Eso podía ser un arma de doble filo, ya que cuando uno experimenta con una trama, puede surgir algo realmente increíble, o algo realmente horrendo.

Así que, en conclusión, mis opiniones y expectativas sobre Rogue One, estaban divididas.

Pero, yendo ya a lo importante, luego de haberla visto, ¿cuál es mi opinión final sobre el “experimento” de Disney y Lucas Films? Lo resumiré en pocas palabras: ¡Me fascinó!, ¡me encantó!, ¡me pareció sencillamente una excelente agregado al Universo de Star Wars!

Ni siquiera sabría por dónde describir todos lo bueno que hizo esta película, y no sé si me alcance el tiempo y espacio para hacerlo.

La historia es muy bien llevada. No importa si ya vista el Episodio IV y ya sabes por lo tanto cómo va a terminar todo esto. Nada de eso impide que puedas disfrutar íntegramente esta historia, y que no te emocioné hasta el último momento. Los personajes principales, si bien llegamos a conocerlos extremadamente poco, y la mayoría de ellos tuvieron un desarrollo reducido, y su presencia en la trama no estaba del todo bien justificada, la verdad eso queda a segundo plano, ya que todos cumplen a la perfección el papel para el que fueron puestos, y trabajan en conjunto como partes individuales de un todo. Siendo franco, por separado, ninguno de los principales, incluido el villano, me parece notablemente resaltante. Pero son todos en conjunto, y como su interacción y química se desenvuelve, lo que hace que ninguno se sienta de más, y que la trama transcurra de manera adecuada en torno a ellos.

Los efectos especiales son grandiosos. Me atrevería a decir que, al ser sólo un spinoff, lo más seguro es que su presupuesto haya sido mucho más reducido que el del Despertar de la Fuerza, pero pese a eso, me parece que fue mucho más aprovechado. Las escenas de acción, tanto peleas cuerpo a cuerpo como las clásicas peleas a gran escala de naves de combates (que no puede faltar ya prácticamente en ninguna de estas películas), son muy bien logradas y espectaculares.

Anteriormente mencioné que esta película prometía tener un estilo muy propio, diferente al resto de las películas de esta saga, y lo cumple. Por el ejemplo, es la primera película en la que verás que no existía presencia directa de los Jedi como protagonistas, y esto, más que ser un contra, se convierte en un acierto. Aquí vemos a un estilo diferente de protagonistas, que han vivido cosas diferentes, y tienen una manera diferente de ver el mundo y reaccionar a los problemas que se les presentan. Esto hace que, pese a ser una historia de ciencia ficción, en otros planetas y naves espaciales, se sienta de hecho mucho más realista y aterrizada que otras.

Cabe mencionar que es la primera película en la que siento que realmente es una película de “guerra”. Desde las primeras imágenes y trailers, casi no me parecía una película de Star Wars, sino que parecía una película de guerra normal; por los soldados en formaciones, imágenes de combates en playas, estrategias militares más actuales, etc. Y en efecto, esa sensación se quedó conmigo al ver la película, y me encantó. Pero por todo eso, no piensen que la película es completamente diferente, y no parece para nada una película de Star Wars, porque ese es otro de sus grandes aciertos; la película tiene muchos aspectos diferentes y nuevos, pero respeta en gran medida el estilo, tanto en lo visual como en la historia, de las películas clásicas de la franquicia. Realmente llegas a creerte sin lugar a duda de que esto ocurre un poco antes que el Episodio IV. Además, nos presenta varios guiños y cameos importantes, tanto de la saga clásica como de las precuelas, que no se sienten forzados o fuera del lugar, sino que ocurren de manera natural y coherente.

Y no voy a terminar esto sin mencionar a lo que llamó la atención de casi todos, desde mucho antes del estreno: Darth Vader.

No sé si esto se consideré spoiler, pero tal y como se especuló, su presencia y participación en la película es reducido. Sin embargo, el poco tiempo que estuvo en pantalla, fue increíble. Demostró que aunque pase el tiempo, sigue siendo uno de los villanos más icónicos y atemorizantes de la historia del cine, y que aún su sola imagen evoca fuertes sentimientos en los espectadores. Y la verdad, fue mucho mejor que su aparición fuera tan reducida como lo fue. Cualquier cosa más y se hubiera sentido realmente que sólo lo estaban agregando de manera forzada por el fanservice, y no para aportar algo importante. Además, hubiera llamado la atención demasiado sobre sí, y la intención final era que tu atención estuviera en los nuevos personajes, y la misión que se estaba llevando acabo. Esto último no sólo aplica a Darth Vader, sino a otros personajes clásicos que aparecen o se mencionan a lo largo de la cinta, pero que lo hacen como meros guiños o como partes adicionales de la historia, y para que ésta realmente se sienta atada a sus antecesoras.

Rogue One es un excelente agregado al Episodio IV. Desde ahora, creo que será algo prácticamente obligatorio ver primero una y luego la otra; yo mismo tengo deseos de volver a ver el Episodio IV lo antes posible. Es también en general una gran historia agregada a la saga de Star Wars, respetando gran mayoría de lo que la hace tan reconocible, pero dando un nuevo estilo muy personal y actualizado, que no se siente forzado ni fuera del lugar. Tiene lo mejor de ambas partes: se siente lo clásico y lo nuevo en uno.

Pero entre tantas flores y alabanzas, hay una pregunta válida: “¿Tiene algo de malo?” En efecto no es una película completamente perfecta. Sin embargo, creo que todo lo bueno que tiene, opaca a la perfección todo malo. Si he de mencionar algunos detalles negativos, podría ser lo que mencioné antes, de que los personajes en lo individual, se sienten algo flojos y poco justificados, pero en parte se puede llegar a entender; por un lado, por el estilo que decidió tomar la película, y por el otro, porque de haberle dedicado más tiempo en eso, de seguro hubiera quitar mucho foco de otras cuestiones en la que la película brilló muy bien. Pero de estos personajes, creo que del que tendría un mayor problema es con el personaje de Jyn, que pareciera sufrir de un poco de bipolaridad a lo largo de la película, saltando de un punto de vista o personalidad de un momento a otro. Hay también momentos en los que hacía o decía cosas que se sentían algo fuera de su personaje, y que parecía que sólo las hacía por el simple hecho de ser la protagonista, y punto.

Otra cuestión, es que sentí que es una película enfocada 100% a los fans de la saga, o al menos a aquellos que han visto todas las películas anteriores, ya que no se toma el tiempo de explicar algunas cuestiones como qué es el Imperio, qué es la Alianza Rebelde, quién rayos es Darth Vader, quién rayos es éste o aquel que me enfocan como si debería de haber saltado de mi asiento al verlo (y el que está sentado a mi lado sí lo hizo)… Esto no sé qué tanto se le puede llamar algo negativo para esta película, ya que siento que es algo que ocurre con todas las de la saga (a excepción quizás del Episodio IV y el Episodio I). Y antes de que alguno diga que esto es absurdo, que todo el mundo ha visto todo Star Wars o al menos tiene las nociones básicas de ella, déjenme decirles que eso no es del todo cierto. Aun así, creo que aún para aquellos que no conozcan por completo todo los principios básicos de la saga, la disfrutara como una película llena de acción, emoción y drama, aunque quizás más de uno quede confundido con algunos aspectos.

Casi terminando el año, pero esta película viene a posicionarse como una de las mejores que vi este 2016. Quizás algunos piensen que me dejo llevar por la emoción del momento, pero tengo que decir Rogue One me gustó tanto, y mucho más que El Despertar de la Fuerza, que se ha convertido en quizás mi tercera o segunda película favorita de la saga; aún no le decido bien su posición. Pero cualquier fan debe de verla y juzgarla por su propia cuenta. Aunque no les deje una sensación tan agradable como a mí, estoy seguro que encontraran varios momentos que los hará sonreír.

Si te ha gustado mi trabajo y deseas ver más de él, puedes apoyarme invitándome un café. Será enormemente apreciado.

Un pensamiento en “Opinión sobre “Rogue One: Una Historia de Star Wars” (2016)

  1. Pingback: Las 12 películas que más espero del 2017 – WingzemonX Opina

Deja un comentario