Series Opinión sobre la Temporada 1 de “Iron Fist” (2017)

24 de marzo del 2017

Opinión sobre la Temporada 1 de “Iron Fist” (2017)

Luego de impresionarnos anteriormente con tres increíbles series basadas en el Universo Cinematográfico de Marvel (Daredevil, Jessica Jones y Luke Cage), Netflix nos trae su cuarta entrega de este pequeño Sub-Universo que ha estado construyendo desde el 2015, bajo el título de Iron Fist, y que sirve además de preámbulo para el próximo estreno de la serie crossover entre las cuatro series, la muy esperada The Defenders.

Iron Fist nos cuenta la historia de Danny Rand, miembro de una de las familias más ricas de New York, y a quien hasta hace poco antes del inicio del a serie, todo el mundo daba por muerto hace quince años, cuando su avión, en el que viajaba con sus padres, se estrelló en el Himalaya, siendo el único sobreviviente. Nos enteramos más pronto que tarde que Danny no se salvó por mera suerte, sino que fue encontrado por dos monjes pertenecientes a la Orden de la Madre Grulla, una orden de Guerreros legendarios que residen en K’un-Lun, una ciudad mística que existe en un plano diferente a nuestro mundo, y cuya conexión con éste sólo se abre cada quince años.

Los monjes de K’un-Lun no sólo salvaron la vida de Danny, sino que además lo entrenaron como un guerrero, hasta llegar a convertirse en Iron Fist, un título codiciado que se le otorga a un peleador supremo, y que le da la capacidad de canalizar su chi en su puño, convirtiéndolo en un arma invencible capaz de hacer cosas increíbles. La misión primordial del Iron Fist es proteger K’un-Lun de cualquier amenaza, sobre todo de La Mano, un grupo de guerreros y asesinos, diestros en artes oscuras, y que ya con anterioridad hemos conocido muy bien en las dos temporadas de Daredevil.

Luego de quince años, Danny ha dejado ya K’un-Lun para regresar a New York, e intentar recuperar su vida y su nombre. Sin embargo, al llegar se encontrará con puros obstáculos, dándose cuenta que la vida que recordaba ya no existe, o que quizás nunca fue lo que él creyó. La empresa de su padre ahora está en manos de los Joy y Ward Meachum, hijos del antiguo socio de su padre, y no están dispuestos a darle su sitio en ella tan fácil. Danny comienza pronto a sentir que no tiene lugar en este mundo, como tampoco lo tenía en K’un-Lun. Deberá esforzarse para encontrar cuál es su propósito y su destino, al tiempo que tendrá que enfrentarse a la amenaza que juró derrotar: La Mano, la cual se ha infiltrado en su compañía y en su ciudad.

Desde antes de su estreno, Iron Fist resaltó por sus malas críticas, siendo incluso la peor calificada en Rotten Tomatoes en comparación con sus tres series hermanas, y por mucho. Yo en lo personal no creo que la serie merezca tales calificaciones y comentarios, pero sí acepto que tiene varios problemas en su desarrollo, que van siendo más y más notorios conforme avanza.

Opinión sobre la Temporada 1 de “Iron Fist” (2017)

La serie tiene varios de los aspectos más resaltantes que Netflix ha plasmado en sus series anteriores: una trama que involucra más a individuos normales, con temas recurrentes como dinero, drogas, crimen, sexo y violencia. Sin embargo, de las cuatro, ésta es quizás la que más se aleja a su vez de estos aspectos, y los intenta combinar con temas más del ámbito sobrenatural y fantasioso. Aunque la Temporada 2 de Daredevil ya nos había introducido de cierta forma los aspectos mágicos y sobrenaturales, y hay que recordar que, aunque a veces no lo pareciera, este universo sigue siendo el mismo que del MCU, Iron Fist lleva todo esto a un nuevo nivel, siendo temas centrales de la trama, lo que la hace sentir en ocasiones fuera de tono y lugar con las demás. Esto a su vez trae otros problemas, ya que al tener que hacer más escenas de este tipo, en ocasiones podría notarse que los efectos y los escenarios, no cumplen por completo con el estándar de calidad al que Netflix nos tenía acostumbrados hasta entonces.

La historia además sentí que se manejó de una forma innecesariamente confusa y enredada. En ocasiones se sentía que sacaban algunos giros y sorpresas de manera improvisada, al igual que la resolución de varios temas. E incluso, en ocasiones, se sintió que no pusieron el empeño suficiente en estructurar bien algunos aspectos importantes. Por ejemplo, en el tema de las artes marciales,  que era prácticamente el tema central, parecían revolver temas de diferentes disciplinas y filosofías, incluso de países diferentes, como si todo fuera lo mismo. Y bien, siendo una serie basada en cómics, uno podría llegar a hacerse de la vista gorda con estos temas fácilmente. Sin embargo, para hacer esto, tendríamos en efecto que ignorar un poco el ambiente casi realista y detallado que Netflix había venido manejando, y entrar en el terreno de “es una adaptación de cómic, ¿qué más da?”.

Otro aspecto es que siento que hicieron más rebuscado el tema La Mano lo que ya era. Si bien no podemos decir que el Daredevil conocíamos por completo por porqués y los cómos de dicha organización, si nos habían planteado una idea de lo que era. Aquí, sin embargo, parecieron casi ignorar esta idea, y pasarla de ser una secta de artes oscuras en busca de un misterioso fin de una aparente importancia mucho mayor a lo que se ve a simple vista, a ser sólo una organización criminal más, que vende drogas y trafica a todo el mundo, con conflictos internos y cuyo camino y propósito parece mucho menos importante o especial de lo que pensabas. Parecía como si la intención original no hubiera sido que la Mano estuviera involucrada en la trama, pero decidieron introducirla de último momento, posiblemente para crear más relación con las series anteriores y como preparación para la próxima The Defenders, y por ello algunas ideas viejas se revolvieron con las nuevas y caían en conflicto.

Los personajes en general cumplen por completo el papel que se les dio, pero resultan no ser tan interesantes como uno creería. Principalmente debo decir que el protagonista, Danny Rand, no se sentía con el peso suficiente para sostener su propia historia, o el nombre que llevaba consigo. No sabría decir si fue el actor o algo más, pero se sintió que algo faltó. Al final, Danny Rand fue más como un elemento necesario que debía estar presente y cumplir un propósito, más que ser un personaje que realmente llegara a interesarte o quisieras ver más de él.

Opinión sobre la Temporada 1 de “Iron Fist” (2017)

Los demás personajes aparte de Danny resultan en algo bastante similar; son sólo personajes que están ahí para cumplir su papel en la historia, pero nada más. Incluso la introducción de Claire Temple y la forma en la que se va relacionando en el problema y con los personajes principales, no se siente lo suficientemente orgánica, y fue más como algo que sencillamente se puso para seguir la tradición de las series anteriores, y no con algún otro propósito real. El único personaje que realmente llegó a interesarme, y disfruté cada una de sus participaciones, aunque tampoco fueron muchas, fue Madame Gao, a quien ya habíamos conocido en gran parte en Daredevil, pero aquí toma un papel mucho más importante y antagónico, y que pareciera va a tener una relevancia aún mayor en la siguientes series.

Como producto individual, Iron Fist es una serie “aceptable”, entretenida y que cumple con su promesa de darnos momentos emocionantes y llenos de acción. Sin embargo, como parte de un universo más grande, se siente que quedó algo limitada en todo lo que pudo haber dado, y algo fuera del lugar y desconectada de las otras.

La serie al final del día no es un desperdicio, ni es tan terrible como la crítica la ha hecho parecer. Es un agregado interesante y diferente a este universo compartido, y sirve en gran medida para abrirnos las puertas a The Defenders. Y aunque en solitario siento que no diera por completo el ancho, creo que el personaje de Danny Rand va a tener mejor cabida al cruzar sus caminos con Matt Murdock, Jessica Jones y Luke Cage, y que podría ser un buen complemento y contraste de ellos, al tener una mentalidad un poco más optimista y esperanzadora que ellos.

Si te ha gustado mi trabajo y deseas ver más de él, puedes apoyarme invitándome un café. Será enormemente apreciado.

Deja un comentario