Anime Opinión sobre “Mobile Suit Gundam: Iron-Blooded Orphans” (2015 – 2017)

4 de abril del 2017

Opinión sobre “Mobile Suit Gundam: Iron-Blooded Orphans” (2015 – 2017)

Había considerado esperar unos días para escribir esta opinión. Aún tengo las emociones demasiado latentes tras el desenlace de esta serie, y temía que las palabras no me fueran a salir como yo deseaba. Pero al final, he decidido escribirla de una vez, ahora que tengo las ideas y los pensamientos frescos en la cabeza. Pero la verdad es que ni siquiera estoy seguro de qué decir con exactitud; son tantas cosas en realidad…

Empezaré diciendo que hay franquicias del mundo del Anime, cuyos nombres despiertan una gran cantidad de recuerdos y sentimientos en los fans del género, con tan sólo escucharlos. Una de ellas es sin duda la clásica y perpetua Gundam, cuya más reciente serie animada acaba justo de terminar en la temporada anterior, y es la que protagoniza la entrada de este día.

Debo admitir que no me puedo nombrar ni cerca un conocedor y seguidor leal de Gundam y de sus series, ya que jamás me tocó ver las más clásicas, e incluso de las más modernas tampoco vi muchas de ellas. Básicamente mi conocimiento tangible y real de la historia y la fórmula de Gundam, se basa principalmente en Mobile Suit Gundam Wing, Mobile Suit Gundam 00, parte de Mobile Suit Gundam SEED, y ahora ni más ni menos que Mobile Suit Gundam: Iron-Blooded Orphans. A eso habrá que agregarle algunos datos de cultura popular, reseñas y comentarios de personas que han visto más series, y algo de investigación y lectura realizada.

Intentar explicar exactamente de qué trata Iron-Blooded Orphans, puede no ser sencillo, al menos de que ya la hayas visto completa y conocido todo el contexto tras ella. Todo comienza en Marte, quien en este escenario es un planeta totalmente habitable e independiente, al menos en la teoría, de la Tierra. Nuestros protagonistas, a quienes seguiremos a lo largo de los 50 Episodios que conforman la serie, son un grupo numeroso de chicos marginados y despreciados de Marte, que han sido toda su vida explotados y humillados por los adultos a su alrededor, quienes los tratan como “deshechos humanos”.

En un inicio, estos chicos trabajan en una Empresa de Seguridad Civil, que básicamente funciona como un ejército privado para aquellos que estén dispuestos a pagar por sus servicios, ya sea como protección o con alguna misión o fin específico. Hartos del maltrato, y con la esperanza de poder llegar juntos a una vida mucho mejor y tranquila, deciden tomar las riendas de su destino, deshacerse de los adultos que los oprimen, y tomar el control de la Empresa de Seguridad, renombrándola como “Tekkadan”, nombre que será su identidad y escudo a lo largo de su travesía.

Opinión sobre “Mobile Suit Gundam: Iron-Blooded Orphans” (2015 – 2017)

De ahí en adelante, todo pareciera indicar que efectivamente la serie se tratará de cómo Tekkadan progresa y va creciendo, y como estos chicos que la conforman van logrando sus cometidos. De fondo, sin embargo, te enteras más pronto que tarde que es más una historia de cómo en su camino se cruzan con una gran cantidad de individuos poderosos y astutos, todos con su propia agenda y fines personales, y cómo de alguna u otra forma los usan para poder obtener dichos fines, sin importarles pasar por encima de ellos. Al final, se vuelve algo paradójico el ver cómo decidieron tomar las riendas de sus propias vidas y no ser controlados por los adultos que los oprimían, pero igual sin darse cuenta, se convierten en peones de un juego de poder mucho más grande de lo que podrían comprender. Como si no fueran capaces huir de su propia naturaleza y destino.

Iron-Blooded Orphans trae consigo muchos de los elementos comunes de las series de Gundams: guerra, política, drama, colonias especiales, viajes entre el espacio y la Tierra (o en este caso, también Marte), y claro, mechas, muchos mechas para pelear y destruir. Sin embargo, otros temas que son muy frecuentes, y que representan mucho de la base de la serie, son la discriminación, la diferencia de estatus dependiendo de cómo y dónde naces, la búsqueda de tu lugar en este gran mundo, la búsqueda de la felicidad a cualquier costo, y sobre todo la importancia de la amistad y la familia.

Pese a que el escenario involucre el espacio, Marte, y robots gigantes peleando, se nos presenta en realidad una historia mucho más realista y aterrizada de lo que uno podría imaginar. Nos hace navegar frecuentemente en los tintes grises de la vida, al no darnos un rostro y nombre concreto para el mal o villano a derrotar, sino más bien nos muestra todo un grupo numeroso de tradiciones, organizaciones, prejuicios y dogmas, que rigen toda la existencia y que van más allá de unos cuantos nombres y personas. Por partes, sin embargo, la trama puede volverse algo confusa para algunos, debido a la gran cantidad de acontecimientos que ocurren uno detrás del otro sin dar mucho tiempo a que uno pueda sentarse y asimilarlo. Es una serie que uno se tiene que tomar el tiempo para ver cada episodio y cada escena con calma, para poder entender por completo lo que ocurre y hacia dónde va todo.



El mayor punto fuerte de la serie, y lo que creo que fue lo mejor de ésta, fueron sus personajes. Nos presenta un gran elenco perfectamente bien manejado y diseñado, que aunque sea muy numeroso, ninguno se siente sobrado y todos de alguna u otra forma tienen algo que aportarnos. Es increíble lo mucho que logró que me encariñara con todos los personajes; desde el más insignificante, hasta el más maldito. Te emocionas, sufres, te alegras y lloras con todos ellos. Fue un verdadero deleite acompañar a estos personajes al o largo de su historia. Claro, hay personajes mucho más simples que otros, con motivaciones más convencionales o poco interesantes. Pero incluso ellos encajan muy bien en el todo, y sirven de apoyo en la trama y en el desarrollo de todos los demás.

El dibujo y diseño de personajes es posible uno de los elementos más dispares. Hay algunos que se ven algo más caricaturizados, y otros que se ven algo más detallados. Aun así, la animación compensa muy bien esto, sobre todo cuando se trata de las peleas. Cada escena se siente realmente bien cuidada, y cada detalle sale a la perfección en su estilo y forma. Y hablando de las peleas, la acción ha cumplido a la perfección con los estándares que uno esperaría de una serie de esta franquicia y género. Supo además crear muy bien un balance entre trama e historia, haciendo que cada uno se complementé del otro, en lugar de estorbarse. Cada combate, ya sea en el espacio y el tierra firme, es algo espectacular de ver, angustiante, y hace que te suba la adrenalina, debido al peligro real y latente sobre todos los personajes.

Opinión sobre “Mobile Suit Gundam: Iron-Blooded Orphans” (2015 – 2017)

Aquí cabe mencionar, sin embargo, un punto que me tuvo, y me sigue teniendo, en conflicto. Como bien dije antes, los personajes son lo que más me gustó de la serie, y la facilidad con la que lograron que me sintiera encariñado por todos de menor o mayor medida… Y eso lo que me hizo realmente sufrir, pero sufrir enserio, con la forma tan cruel e injusta en la que muchos de ellos, sino es que la mayoría, terminan. La serie tiene un toque bastante realista, pero eso se refleja también en el peligro real que existe sobre todos. En ninguna de las series de Gundam que me había tocado ver antes (que como dije al inicio, tampoco son tantas), o creo que en ninguna que involucrara una guerra así, había sentido tanta inseguridad en el bienestar de los personajes. Realmente cada vez que salían al combate, sentías que cualquiera podría no volver, y en efecto era así. Y esto, por un lado, fue algo que hizo que la historia se sintiera más real, más viva, que te llegara más, que sintieras en carne propia el dolor y la frustración de sus personajes.

Sin embargo, yo la verdad nunca he sido muy fan de eso. En mi opinión muy personal, no me gustan las historias tan cargadas indiscriminadamente de muertes a diestra y siniestra, muchas veces sin otro motivo más que matar por matar, o querer hacer sufrir al espectador apropósito. Es por motivos como estos que, pese a que sé que son historias muy buenas, me he mantenido algo alejado de animes como Shingeki no Kyojin, o series de televisión como Game of Thrones.

Y ahí es donde entra mi conflicto. Mi parte más fría, de escritor, creador de historias, y fan de éstas, aplaude el magnífico trabajo que hicieron, y me encanta. Pero mi parte espectador, más sentimental, y la que se encariñó con cada uno de estos personajes, se siente enojado, furioso, frustrado, y odio todo esto. Así que básicamente, al menos en este punto, debo decir que odio y amo esta serie al mismo tiempo, y no me inclino por un lado o por el otro. Ya que, acepto que sin todas esas muertes o momentos que se sintieron injustos y frustrantes, la serie quizás no habría dejado una marca tan grande en mí como la está dejando. Pero a la vez, no estoy feliz con ella, ni puedo decir que la disfruté por completo, ni terminé conforme. Creo que es básicamente eso: es una muy buena serie, pero no la disfruté, al menos no gran parte de su Segunda Temporada.

Pero como dije, esto ya es algo muy personal. Creo que aquí depende de cada uno, si esto les afecta como a mí o no.

Por último, y sin llegar a los Spoilers, debo decir que el desenlace de muchos de los temas y situaciones que se habían planteado a lo largo de la serie, fueron bastante insatisfactorios y anticlimáticos. Básicamente toda la recta final de la serie dista mucho de lo que series de este estilo me tiene acostumbrado. Sin embargo, al mismo tiempo que se puede sentir algo vacío, se siente mucho más realista. Como toda la serie, sin tonos blancos o negros; todo, incluyendo el desenlace, es gris, y nos muestra que a veces los finales felices pueden venir con algunas máscaras poco agradables o agrias. Me gustaría poder hablar más ampliamente del final, y quizás lo haga en otra ocasión. Por lo pronto, prefiero no caer en los Spoilers para aquellos que no la han visto, o no la han terminado.

Opinión sobre “Mobile Suit Gundam: Iron-Blooded Orphans” (2015 – 2017)

Pese a todo, para mí Iron-Blooded Orphans es una verdadera joya; el mejor anime que he visto en los últimos años, y quizás uno de los mejores que han salido en la última década. Fue arriesgada, libre en su propio estilo y en lo que quería transmitir, con una historia y animación muy bien cuidados, y que me mantuvo atrapado hasta el último momento. Es una serie difícil de digerir para cualquier, debido a lo enredado que puede llegar a ser la trama, la gran cantidad de personajes que maneja, y las grandes dosis de drama que te pueden llegar a generar una sensación bastante pesada. Aun así, pienso que es un verdadero ejemplo de que aún se pueden hacer grandes Animes en la actualidad, sin seguir los mismos y eternos esquemas que se han ido repitiendo.

¿La recomendaría? Ampliamente, y sin lugar a duda, tanto a los que son fans de la franquicia, como los que nunca han visto una serie de Gundam antes. Sólo hay que tener en cuenta qué es exactamente lo que se espera de la serie, ya que como dije antes, la serie es muy honesta con su tono e intenciones, por lo que si lo que ofrece no es totalmente de su agrado, es mejor retroceder.

En fin, me iré a ver algo más feliz y rosa para levantarme el ánimo.

A ustedes, ¿qué les pareció?

Si te ha gustado mi trabajo y deseas ver más de él, puedes apoyarme invitándome un café. Será enormemente apreciado.

Un pensamiento en “Opinión sobre “Mobile Suit Gundam: Iron-Blooded Orphans” (2015 – 2017)

  1. Pingback: 8 Muertes Inesperadas que no vi venir (SPOILERS) – WingzemonX Opina

Deja un comentario